jueves, 6 de marzo de 2008

Cuando ellos dormían

La luna y el silencio.
El silencio y la luna.
La luna y la cama.
La cama y la almohada.
La almohada y la puerta.
La puerta y el cerrojo.
El cerrojo...
y un disparo.
Un disparo y gritos.
Gritos y cristales rotos.
Cristales rotos y ella.
Ella y el susto.
El susto y el lobo.
El lobo y una botella de whisky.
Una botella de whisky y otro disparo.
El disparo y la sirena.
Una sirena y ella muerta.
Ella muerta y...
el lobo en la ventana.
El lobo cae al vacío y el héroe.
El héroe y...
el lobo herido.
El lobo herido y la cama.
La cama y la almohada.
La almohada y la oscuridad.
La oscuridad y el silencio.
El silencio y la muerte.
La muerte y ella.

6 comentarios:

Enrique Páez dijo...

Muy bueno y muy bueno.

Bea dijo...

Muchas gracias, guapo. Viniendo de ti es todo un halago.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me ha gustado por la mezcla de términos. Me recuerda mucho a las jitanjáforas de la Generación del 27, pero aquí con sentido final: La muerte y ella.
Saludos.

Bea dijo...

Gracias, Pedro. Tienes razón en que hay cierta similitud con las jitánforas, no había caído en la cuenta.

Sin Paliativos dijo...

Original con imágenes muy acertadas, nos quedamos con "La oscuridad y el silencio"

Saludos

Bea dijo...

Sin plaiativos, Lo dejaremos entonces dormidito, en "silencio" ;)