viernes, 20 de mayo de 2011

Revolución en España por inanición de esperanzas

No es una revolución política, sino social.
Los políticos, todos, abandonan e ignoran la voz de la ciudadanía.  El 42% de los jóvenes no tiene trabajo, ni esperanzas de encontrarlo. El paro de la población activa alcanza el 20%. Lo Bancos apenas conceden préstamos, y embargan viviendas por impago. Los banqueros españoles se quejan al gobierno de tener pérdidas. Cuando es la banca la que nos ha metido en este agujero negro. Así que el gobierno presta dinero a los Bancos, el dinero de los contribuyentes (de esos contribuyentes a los que los bancos no conceden préstamos y también el de esos a los que quitan la casa y endeudan y roban con comisiones abusivas). 

Este sistema no funciona bien. No es justo. Ni imparcial. Los políticos, todos los partidos con poder, no se preocupan por solucionar las necesidades de los ciudadanos. Se limitan a mirarse el ombligo, a insultarse unos a otros, a reprocharse lo mal que hacen los otros la política. Y a los ciudadanos, nos ignoran. No solo lo hace mal, muy mal, el partido gobernante, el PSOE. La oposición, el PP, hace lo mismo. El PP ya gobernó durante 8 años y el sistema tampoco funcionó. Entre otras lindezas, que también tuvieron muchas, nos metieron en una guerra. La guerra de Irak. Gran parte de la población española salimos a la calle a manifestarnos por el No a la guerra.  Y no nos escucharon. Al PP le importó un rábano lo que la mayoría de los ciudadanos pediamos a gritos.

En cultura, como siempre ocurre gobierne quien gobierne, se han recortado los presupuestos. Se cierran bibliotecas, en otras se reduce personal, se recorta el dinero para la adquisición de libros, para el fomento a la lectura, para actividades artísticas. Pero no se reduce en la misma proporción el presupuesto para mobiliario de despachos de directivos, ni el sueldo de los senadores que apenas van a trabajar, ni el dinero en comidas de alto nivel. Se gastan cientos de miles de euros en proyectos que no se llegan a realizar, en puentes de hormigón que no llevan a ninguna parte.



Hay urbanizaciones de viviendas vacías, fantasmas, que no las habita nadie. Corrupción política. Jueces que interfieren en política y políticos que interfieren en la justicia cuando en democracía el poder judicial y el poder político deben ser independientes. Los trabajadores pierden derechos laborables que ganaron a pulso la generación anterior.

Este sistema no funciona. No funciona ni con el PSOE ni con el PP. No funciona y punto. No es equitativo, ni justo. Ya lo decía al principio. Los jóvenes no tienen esperanzas, y los no tan jóvenes tampoco.

Se pide:

- Trabajo
- Vivienda
- Cultura
- Acabar con la usura de los Bancos.
- Fin de la corrupción e inmunidad funcionarial.
- Una reforma política y electoral.


En este enlace se puede ver lo que está pasando en la puerta del sol: www.soltv.tv
Hay concentraciones por toda España. 

2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El problema es que habíamos pensado que el sistema nos hacía ricos. Nos cegamos en la época de vacas gordas. Por eso, hay que reflexionar hoy entre la gente, en las plazas. Y tener memoria para el futuro.

Beatriz Montero dijo...

Pedro, estoy contigo. Hay que reflexionar y actuar. Un saludo.