domingo, 17 de febrero de 2008

Escalera de caracol


Le gustaba esconderse bajo la escalera de caracol y ver las bragas blancas de algodón de Natalia. Bragas con estrellitas, bragas con flores. Los hombros de él fueron ensanchando bajo el hueco de la escalera. Con el tiempo, Natalia sustituyó las bragas de algodón por unas de seda. Él siguió expiándola a pesar de que el hueco de la escalera ya no ocultaba sus piernas. Y las bragas de Natalia fueron cada vez más y más pequeñas hasta difuminarse en una fina línea mientras subía, subía la escalera de caracol.

12 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Vengo desde Burgostecarios. Saludo y me abstengo de comentar esta tan bien escrita entrada porque...

Bea dijo...

Hola, Pedro. Bienvenido al blog. Es un placer tener nuevos lectores.

Enrique Páez dijo...

Como me gusta estar aquí, debajo de la escalera, debajo de la, debajo de, debajo

ergorrion dijo...

Vaya, me alegro reencontraros y que os acordéis, qué cosas tiene el ciberespacio.

Una consulta, mejor dicho, una petición: ¿puedo incorporar a mi repertorio alguna de las cosas que publicas en el blog? por supuesto diciendo de dónde saco lo que cuento.

Juanjo Shamán.

Bea dijo...

Hola Juanjo, qué cosas tan buenas éstas del ciberespacio. Poder encontrarse después de años. Por supuesto, que puedes coger cosas para tu repertorio. Es un placer, compañero.

Anónimo dijo...

Pues sí Bea.
Aunque sigo mirando bajo la escalera, he descubierto que lo verdaderamente divertido es bajar por ella.
Muy contento de nuestro ciberencuentro.
Un beso.
César.

Bea dijo...

Hola César, me alegro que te divierta bajar la escalera. Seguiremos viéndonos en el ciberespacio o compartiendo escenario.
Otro beso,

leo dijo...

¡Hola Bea!
Esta primera aproximación a tu blog me ha encantado. Con tu permiso, seguiré ascendiendo (o descendiendo) por tu escalera de caracol.
Un Saludín.
Pd.- Me he puesto pantalones, por si acaso ;))

Bea dijo...

Hola, leo. Bienvenida al blog. Seguiremos ascendiendo por la escalera :)

Meiga en Alaska dijo...

Hola Bea. Gracias por tu visita a mi blog. Te devuelvo la visita :)

Me ha gustado este mini relato. Muy sugerente :)

Volveré por aquí. Saludos

Bea dijo...

Bienvenida Meiga, estás en tu casa.

Arturo dijo...

Hola Bea! pues si es practicamente imposible para mi el no mirar hacia arriba en una situacion asi sin duda es una mania fetichista que muchas mujeres no entienden pero que es sumamente excitante el descubrir lo que ustedes llevan bajo sus ropas