domingo, 4 de mayo de 2008

Réquiem

Se murió.

HP, mi ordenador, murió hace días de un costipado. Salí a la terraza con él y de repente, estornudó. La pantalla fue cambiando de color y se fue apagando hasta llegar al negro más profundo. Intenté reanimarlo, allí mismo, con el boca a boca, le hablé, apreté el botón de inicio, le puse respiración asistida. Pero nada, no se encendió ni la más mínima bombilla. No me dio tiempo a recuperar nuestros recuerdos, no pude despedirme de su memoria, y todavía hoy sigo sin recuperar el disco duro.

Ahora mismo le estarán haciendo la autopsia. Aún no se sabe la causa de su muerte, si fue por un virus, un simple costipado o de puro viejo.

Mañana iré a por su cuerpo. Con suerte recogeré sus objetos personales, si se ha logrado recuperar algo del disco duro. Luego llevaré sus restos mortales al cementerio chatarrero.

En los cinco años que hemos compartido juntos, recibió golpes en los viajes, una inspección en el aeropuerto de Barajas donde casi le dejan medio paralítico. Logró no quemarse con una sobrecarga. Recuperó las constantes vitales tras un accidente con un vaso de agua. Y guardó mis documentos como un gran tesoro contra intrusos internautas.

Me da hasta pena haberlo sustituido ya por Vaio sin haberle dado aún sepultura.

Se ruega un clic por su alma.

"Requiem eternam dona eis, Domine, et lux perpetua luceat eis"

20 comentarios:

Fernando Alcalá dijo...

Vaio es un cabrón. Yo también me dejé seducir por sus formas, por su curva, por el brillo de su mirada fosforescente y acabé dejando a Airis, tan ardoroso, tan caliente, tan explosivo, escondidito en un rincón, apagando aquel fuego que me contagiaba en las tardes de verano que me daba por acariciar sus teclas, tan apagadas por el uso, que sabían despertar mis más terribles secretos (e improperios por el calor desatado en la habitación donde Airis y yo nos juntábamos).

En fin, te entiendo perfectamente, pero estoy seguro de que Vaio sabrá, ahem, cumplir tan bien como HP.

Enrique Páez dijo...

Sib tibi terra levis (que la tierra le sea leve).

fernando dijo...

Muerte el rey, viva el REy!!! A ordenador muerto, nuevo ordenador;) ya te echabamos de menos por aquí. Besos.

Una ET en Euskadi dijo...

¡Ojo! Asegurate bien, igual no está muerto, igual quedó catatónico, le suele pasar a los ordenadores cuando entran en la andropausia. Imaginate que lo enterras y el tio empieza a funcionar ¡Qué desesperación, probino! Rascando la chatarra que tiene encima sin poder salir ¿Y si además fuera claustofóbico? Se moriría ahogado y esta vez sería cierto
Tu misma

Una ET en Euskadi dijo...

que ya volví, que me fuí la semana pasada

Nome Digas dijo...

Qué bien este texto. Es un filón a explotar de manera intensa. Nunca se había empezado a experiementar realmente lo que era la muerte de un objeto hasta que aparecieron los ordenadores (la palabra obsoleto, era puramente tecnocrática). Cuando estábamos en la prehistoria de estas máquinas y comencé a sufrir los primeros colapsos informáticos recuerdo que llevaba el aparato a los técnicos y reconozco que se me ponía cara de sepelio. Ahora ya he asimilado la muerte de los ordenadores personales como algo con lo que hay que saber vivir: es una aceptación humilde de que con ellos tambien morimos nosotros un poco. Sea como fuere, mi más sentido pésame; y no te quejes, que para los tiempos que corren cinco años está por encima de la media. A mí se me tienen muerto con tres años y medio. Y lo peor, ya han pasado tres meses y todavía no tengo sustituto. Intento superar la situación pensando en los buenos momentos que pasé con él. Espero que si no totalmente, al menos logres resucitar una parte de lo que se te ha ido. Ten confianza en la tecnología.
Un saludo.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Descansa en paz hp de Bea y agradece la vida que tuviste junto a ella.
Bea, compra un disco externo y guarda tus cositas mira que despues le da a Vaio por morir joven y tu quedas colgada....

Saludos y espero te repongas de esta perdida.

igor dijo...

...qué texto más divertido, de verdad, qué ingenio! ...la próxima vez que se me casque el ordenata lo veré con otros ojos (es una situación donde siempre nos enfurruñamos, cuando es mucho más sano reírse con ello, aun sintiendo pena y respetando el luto por el "compañero" caído... besos!!

jose dijo...

No te desagas de el tan rapidamente
pues ha sido como dices,tu compañero en tus desplazamientos.
¿Y si esta en estado de coma? y si dentro de unos dias o tal vez semanas sale del coma y lo recuperas, al menos te daria los recuerdos que el te guardaba y tu
se lo agradeceras....
Besos.

Sin Paliativos dijo...

El ordenador, el ordenador... ¿el mejor amigo del hombre??? jejeje

Saludos

 kotto dijo...

ooohh que penaaa.. espero que este en el cielo de los ordenadores a la diestra del Dios Bite

bizarro con interrupciones dijo...

cielos, que pesadilla, espero que tuvieras copia de tó, que esos momentos de transición son muy peligrosos.

Bien por HP, que te dió 5 gloriosos años de su vida

moderato_josef dijo...

Descanse en paz...Clik. La ciber vida empieza de nuevo. Un saludo!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

lagarto... lagarto... que hace mucho que no hago una copia de seguridad como dios manda.

Haldar dijo...

Que en paz descanse. Un megabite de silencio.Cuanto lo siento. Pero en fin, la vida sigue. Y quien sabe,si como en esas pelis de los muertes vivientes, se le ocurre regresar del mas alla....

Abrazos.

PD: si pudes, comprate un disco externo y guarda alli la info importante. Yo voy a hacer lo mismo para guardar los montones de fotos que tengo.

Fontana dijo...

¿Los computadores buenos se van al cielo?
¿O se reencarnan?

Bea dijo...

Gracias a todos, de verdad.

El forense dictaminó que sufrió unas quemaduras de primer grado tan intensas que la placa base no sobrevivió. Vamos, que se chamuscó enterito. ¡Pobre!

Gracias por la recomendación del disco duro externo. Aunque recuperé la información del disco duro, me he hecho con otro disco externo.

Besos a todos

Anónimo dijo...

(*) Somos nuestra memoria. Somos también, tanto en la memoria de nuestros semejantes como en la de nuestros seres queridos. Cuando la memoria cede, sobreviene el desvanecimiento; cuando la memoria perdura, su voz es cántico iluminando con sentido los instantes de vida.

Por tu memoria hecha constantemente verbo, mi alegría. Por la memoria recuperada desde aquel disco duro, mi festejo. Por tu ordenador, el susto y las carreras, click.

Bea dijo...

Gracias, anónimo. Que su alma descanse en paz. Clic.

botijo de oro dijo...

Siempre se van los mejores. ¡Pero lo de Vaio!, estando así HP... tan de placa presente... No sé, no sé.