viernes, 23 de mayo de 2008

Estoy acabando

Qué agobio, qué agobio. Pero ya estoy a puntito de acabar el libro de cómo contar cuentos. Ya llevo 80. 274 palabras. Y a este ritmo, en 6 días acabo.

Al principio escribía 600 palabras diarias, de ahí pasé a 1500 y ahora estoy en las 3000 al día. Es como una carrera cuesta abajo, cada vez más rápido. Parecerá una bobería pero cada día, después de escribir, miro el contador de Word para saber cuantas palabras he escrito. Es algo así como mirar el pañuelo después de sonarse los mocos o mirar la taza del wáter después de vomitar.

Y después de vomitar palabras me relajo leyendo vuestros blogs y aunque no me queden fuerzas para escribir comentarios quería deciros que os sigo leyendo y también quería daros las gracias, por estar ahí y por ayudarme a desconectar al final del día.

Gracias y besos.

18 comentarios:

Enrique Páez dijo...

Ánimo, que ya llegas. Eso está hecho. En menos de una semana terminas. Y luego, a corregir. Está terminado. Ya está hecho. Ánimo. Besos.

Juanjo Merapalabra dijo...

Ays que de poblema dan los libro. Y digo yo, ¿no sería mejón i a un pograma de la tele de eso der chochomori y contarlo en ve de escribirlo?. Yo vamo, lo digo porque lee es má aburrío que vé la tele ¿no?

Con esa velocidad que llevas cuesta abajo se te acaba el libro antes de que lo sepas. Animos

Una ET en Euskadi dijo...

Recién me entero de que Word tiene contador ¡Inculta, más que inculta!
Y vos, relajate y gozá que terminar un libro debe ser como un placer orgásmico

Una ET en Euskadi (la abstinencia me está matando)

Haldar dijo...

bueno, paciencia y fuerza que ya queda poco. Y mira, mil gracias a tu para aun tener fuerzas para darte una vuelta por nuestros blogs...

Besos..

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No quiero estropearte tus buenos ánimos pero aun quedan las correcciones, las pruebas de imprenta...
Ahora en serio: seguro que será bueno, que lo leeremos y que eso compensará tu ausencia.
Besos.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Bea y porque el apuro?? tomalo con calma, disfrutalo o no se puede?? no se es que jamas he escrito y puede ser que baje la desesperacion por terminar o no?

Bueno yo hice un post despues de ver la foto de tus perros...cuando puedas pasas...

Un beso muy grande, animo y espero nos veamos pronto.

Fernando Alcalá dijo...

Qué bien, Bea. ¡venga, cuesta abajo y sin frenos! que luego eso te sirva de entrenamiento para el NaNoWrimo (punto org) y des el campanazo. No veas qué subidón da.

Ánimo y p'alante!!

Carmen dijo...

Estoy deseando leer tus miles de palabras contadas día a día. Eso si que es sentir la satisfacción de la labor cumplida. Me parece que voy a hacer lo mismo, así me sentiré mejor al terminar.
Ánimo y al toro
Carmen

Anónimo dijo...

(*) Mucha, muchísima suerte con esa nueva esperanza desde tus manos. No permitas que la prisa o el agobio ocupen el lugar de tu alegría.

maraña dijo...

Deseandito estoy que lo termines. Porque eso querrá decir que podré leerlo.
Besos y ánimo
Chiki

Anónimo dijo...

Hola Bea,

Siempre parece imposible llegar a escribir a ese ritmo, sobretodo cuando empiezas y le vas dando vueltas al asunto y no acaba de arrancar, y tardas horas en escribir algunos parrafos. En fin qué te voy a contar.

Que enhorabuena, que ya lo tienes.

Un beso,
Carmen Cuevas

igor dijo...

...qué buena pinta tiene eso de un libro para contar cuentos de tu puño y letra...!! yo me sumo al batallón de los ansiosos que desean que el bebito salga a la calle!!

Y por supuesto, ¡¡mucho ánimo para el último empujón!! Besos!!

leo dijo...

Qué bien, Bea.
Que entrada tan humana, me ha encantado saber que no soy yo sola la que necesita algo "tangible", tan prosaico como el contar palabras de word, para objetivar el esfuerzo.
Mucho ánimo. Un abrazote enorme.

Sin Paliativos dijo...

Animos con el libro!

Seguro que te saldrá con mucho arte!

Saludos

Aurora Paez dijo...

¡Venga, venga!. Un empujón más y ya está. Habrá nacido la estrella.

Tengo ganas de leerla y disfrutar de su frescura.

Un beso muy grande, preciosa.
Te quiero mogollón.
Cuídate, cuídale.

La Nena

 kotto dijo...

me dieron risas tus metaforas jejeje

cariños querida

botijo de oro dijo...

85.221 palabras me parece un buen número para el libro. Por lo inutilizada que está esta cifra, por ejemplo :)

Nome Digas dijo...

Qué esclavitud la del contador. Yo a continuación siempre cojo la calculadora y divido entre 330. Es una manía.

No sé qué sucede, pero al final todo sucede aceleradamente. Sin tener el tiempo que uno quisiera para las correcciones. Qué lata.

Ánimo, que ya lo tienes. Además, escribiendo como escribes, seguro que no vas a tener que coger las tijeras.

Un saludo