lunes, 30 de noviembre de 2009

Alzheimer

Pedaleaban con paso de Alzheimer en sus triciclos de plástico. Sin prisa. Habían perdido la noción del tiempo. No sabían cuantas vueltas llevaban dadas a la plaza. “¡Cuántas palomas, vamos a por ellas!", le dijo él por cuarta vez. Ella iba contando del uno al díez las baldosas por las que iban rodando las ruedas de su triciclo. Y al llegar al diez volvía a empezar uno, dos, tres..., porque no recordaba el número once. Rodearon la plaza de nuevo“¡Cúantas palomas, vamos a coger una!”, le volvió a proponer él como si acabara de descubrir a las despistadas aves. "Ocho, nueve, diez- contaba ella- Uno, dos...."

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué bello y qué cierto: al final, olvidamos.

Belén dijo...

A mi es lo que más miedo me da,en serio...

Besicos

Enrique Páez dijo...

Iba a poner una cosa... pero se me olvidó.