lunes, 1 de septiembre de 2008

Cosas de Jimena I


Sonia, mi vecina, movió los billetes de avión delante de sus hijas.

-Nos vamos de vacaciones a la playa.

Irene y Jimena saltaron y dieron palmadas. Sonia les dijo que en el hotel había una discoteca para niños. Jimena, que recién había cumplido los cuatro años, miró a su madre y dio brincos.

-Qué bien, mamá. Podré leer muchos cuentos.

Sonia se dio cuenta que Jimena había confundido la palabra discoteca con biblioteca.

-Jimena, la discoteca es para bailar.
-No, mamá. En la teca hay muchos cuentos y se pueden coger.
-Eso se llama biblioteca no discoteca.
-Sí, Jimena. -Le confirmó su hermana Irene que tiene siete años- En la discoteca hay canciones. Es muy divertido. ¿Verdad, mamá?

Jimena dejó de pegar saltos.

-Bueno –y suspiró- me llevaré cuentos.

14 comentarios:

Enrique Páez dijo...

Jimena con 4 años tiene las cosas claras. A los 14 todo será un caos. A los 24 utilizará libros para calzar muebles, y a los 34 se asombrará de que su hija de 4 años tenga las cosas más claras que ella misma. El olvido le ayudará a superar la paradoja.

moderato_Dos_josef dijo...

Y es que la vida es así, se tienen las cosas más claras cerca de nacer que de morir... Un saludo!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

comprenderá que en los dos sitios podrá pasarlo bien, sin elegir entre ellos

Una ET en Euskadi dijo...

Una preguntita, si algún día la mamá de Jimena la echa de casa ¿La podré adoptar yo?
http://una-et-eneuskadi.blogspot.com/2008/07/la-pistacha-y-el-hielou.html

Juanjo Merapalabra dijo...

En mis tiempos había bibliotecas, pero no discotecas para niños, ¿habrá un portero que no te deja pasar si eres mayor? ¿se podrá entrar con zapatillas deportivas? ¿pondrán música infantil o chumba chumba chumba? ¿también habrá bola de espejitos y luces psicodélicas?
¿habrá gran pantalla con videoclips de canciones (infantiles o chumba chumba) para que además de bailar les enfants sigan inmersos en lo audiovisual?

ays, son demasiadas preguntas, prefiero el misterio de los cuentos.

Bea dijo...

Ay, Enrique. Lo que le espera a la pobre.

Moderato_dos_josef: me parece que va a ser cierto lo que dices.

Pedro: No sé si entenderá eso de la dualidad. Aunque es muy espabilada.

Una Et en euskadi: Le pregunatré. Jeje

Juanjo: Cuanto interrogante. Les preguntaré a Jimena y a Irene a ver que cuentan.

jose montalvo dijo...

Mucho más haría el hotel para la diversión de los niños el tener una buena colección de cuentos y dejar de acelerar el camino a la adolescencia promoviendo actividades que no son propias de la niñez.

Anónimo dijo...

A veces sí que hay que elegir: en la disco nos soltamos los pelos, nos olvidamos y nos dejamos llevar por lo vital, lo animal que hay en nosotros, lo dionisiaco, la búsqueda del otro, el instinto, la danza. En la biblio nos hundimos en nosotros, nos alejamos del sudor y la sangre, y nos construimos un poco más como seres humanos, aprendemos a soñar con dioses y a serlo un poquito más.
En cuanto animales necesitamos sudar y correr y saltar y bailar y buscar cuerpos; en cuanto personas soñar y pensar y construir y crear... y escribir blogs estupendos como éste y gozar leyéndolos. Un beso Bea
Basilio

Mi vida en 20 kg. dijo...

Me muero....niña bella, espero que disfrute su viaje...

Bea dijo...

Jose Montalvo: Jimena piensa como tú.

Basilio: y hay quien va con mucho cuento a la discoteca :) Pero sí, son dos mundos antagónicos. Otro beso para ti también.

Mi vida en 20 kg: seguro que lo disfruta. Los niños tienen esa facilidad.

Sin Paliativos dijo...

Que bueno el post! Igualmente a la niña pequeña le gustan más los cuentos que bailar, ya apunta maneras intelectuales jeje

Saludos

igor dijo...

¡¡los niños son lo mejor del mundo!!
:)

¡besos!

Bea dijo...

Sin paliativos: sí,sí. Esta niña promete.
Igor: a esta edad, para comérselos.

bizarro con interrupciones dijo...

Muy rica :-)