martes, 17 de junio de 2008

"Con sabor a sugus" y fiesta sorpresa

"Con sabor a sugus"

Cuatro meses dedicados a la fiesta sorpresa para Enrique, que se merece eso y mucho más, y a la edición del libro “Con sabor a sugus” que tenía que estar listo para la fiesta del sábado 14 en la sala Clamores de Madrid. Como era una sorpresa no podía escribirlo en el blog.

“Con sabor a sugus. 15 años del Taller de escritura de Madrid” (ISBN 978-84-95327-03-1) es una recopilación de memorias de alumnos, profes y amigos de los 15 años del Taller de Escritura de Madrid que fundó Enrique Páez y que este año deja para dedicarse por completo a la Escritura. En el libro hay también fotos y recortes de prensa.

Al libro le he dedicado meses para la recopilación de material, escribir, la edición, la maquetación, a lo que se le unió la muerte del anterior ordenador ¿te acuerdas?, la imprenta, el libro de cómo contar cuentos y las actuaciones, de no haberme ido una semana de vacaciones hubiera reventado.

Ha merecido mucho la pena por ver la cara de Enrique y por la satisfacción de un trabajo bien hecho. Nos ha quedado muy bonito. Pero algo así no se hace solo, se necesita la ayuda de mucha gente, a los que quiero dar las gracias por tanto trabajo. Ellos son:

Mila García Guerrero. Mila, fue mi bastón de apoyo, cada vez que tomaba una decisión sobre la edición o sobre la fiesta le pedía consejo y a ella todo le parecía maravilloso. Gracias, guapa. No sabes todo lo que me ayudaste.

Javier Sagarna, que además de dirigir la Escuela de Escritores y dar sus clases, localizó antiguos alumnos de los que yo no tenía su dirección, me mandó fotos, videos y estuvo ahí cada vez que le enviaba un SOS. Muchas, muchas gracias Javier.

Isa Cañelles y Berna Wang que también me ayudaron a localizar a gente y estuvieron allí, al pie del cañón durante todos estos meses. (Berna te eché mucho de menos en la fiesta).

Chema Gómez de Lora. Gracias, Chemita, por comprar los sugus para Clamores (tenemos que hacer cuentas), por su propuesta de “si fuera…” y organizarlo, por participar en el libro mientras terminaba el libro teórico de Cómo escribir Literatura Infantil y un libro de ficción. Menudo curro, ahora sé lo qué es eso ;)

Carlos Molinero. Ay, Carlitos, qué agobiado estaba por las productoras que no dejaban de achucharle para que les entregara dos guiones. Le quitó horas al sueño para participar en “Con sabor a sugus”. Es un solete.

Piti Corella que le robó a su enfermedad de cansancio crónico un maravilloso poema dedicado a Enrique. Menudo esfuerzo. Eres cojonuda.

La artista Victoria Santesmases, por su disposición con sus bellas obras para poder utilizarlas como ilustraciones dentro del libro. Tardó un solo día en enviarme una selección de las obras de su última exposición. Además de intervenir con ideas para la cubierta. Así da gusto.

Antonio Garrido. El diseñador gráfico y creador final de la cubierta. Al que volví loco con mis idas y venidas. Menos mal que tiene muy buen carácter. Gracias por tus propuestas y tu profesionalidad.

Artes Gráficas Hontiveros de Béjar (AGH), que cumplió con los tiempos de entrega (algo difícil de conseguir con las imprentas) y por dejar una edición preciosa y muy bien rematada.


Elías y Emilio, que estuvieron llevando cajas, organizando la entrega de libros y haciendo las fotos de la fiesta.

Alberto Pérez (La Mandrágora), que iba a venir a cantar a Clamores para la fiesta sorpresa pero que al final le adelantaron una operación y estuvo todo el sábado enviándo mensajes al móvil para felicitar a Enrique mientras se recuperaba en la cama.

Y todos los que han participado en el último libro del Taller de Escritura de Madrid, el libro número 15, un total de 70 personas, que han logrado que salga un libro de memorias y gamberradas precioso y a los muchos que vinieron a la fiesta porque sin todos ellos nada de esto hubiera sido posible, por mucho que yo me hubiera empeñado.

Y por último dar las gracias a Enrique, por no enterarse de nada y aguantarme estos meses de regla histérica.

Crónica de la fiesta sorpresa

Las fiestas sorpresas tienen que ser ante todo una sorpresa. Por eso el sábado le propuse a Enrique ir a Madrid para ver la película “Aritmética emocional”. Era la excusa para llevarle a la fiesta que para él era una sorpresa. Pero la sorpresa me la llevé yo. No quiero ir a Madrid –me dijo y siguió untándose la mantequilla en la tostada-. Y por más que le vendí la película, nada, siguió aferrado a su taza de café y al "de aquí no me muevo”. Así que le di en la cabeza con el libro “Con sabor a sugus” y le dije que le estaban esperando en Madrid para la presentación del libro. En estado de shock y sin acabarse el café le saqué de casa y con las prisas olvidé mi móvil.

Había imaginado muchas formas de darle el libro: envuelto en papel de regalo, con una copa de vino, atado en un lazo rojo, pero nunca imaginé al estilo Obelix.

Antes de la fiesta…

A las 18h del sábado había quedado en la sala Clamores para las pruebas de sonido y para traer unas cajas de libros. Pero cuando llegué no había aparecido ni Cristo. A las 18:15h terminé un sudoku. El primero en aparecer fue Javier Sagarna, y después llegaron los demás: Emilio, Elías, Carlos, Mila, Chemita, Urceloy. Fuimos directos a tomarnos unas cervezas en la barra, ni pruebas de sonido ni ensayos, cervezas. Los nervios flotaban en el ambiente. Carlitos estaba aterrado con la idea de subirse al escenario. Mila decía que había escrito una bobería y que era mejor no leerlo. Javier insistía que necesitaba tres cervezas más para cantar a pelo el “Yo soy aquel” que le había pedido.

Llegó la gente…

En Clamores nos reunimos un buen número de personas. Enrique no dejó de sonreír y firmar libros. Es que se lo merece, joder -decía Isma emocionado. Allí estuvimos muchos: los 70 participantes del libro; los del jueves: Elena Yáguez, Héctor, Flor, Pableras, Teresita, Isma, Pepe San Leandro; representantes de la familia online: Pilar, Cesi, su chico, y su peque, Ana Añón y su chico; Germán, Isa y sus dos peques, que además de la zampada a sugus, se partieron de la risa al oír cantar a Enrique y a Javier Sagarna “Yo soy aquel” de Rafael; Gabi Llanos, Lara López y Jose Carlos, Germán Sánchez Espeso, Tito, Sonia, Javier, Elena, Chitín y sus 87 años, Jorge, Alma, Emilio Guzmán, Jose y Luisa Mari, Carmen García-Romeu, Alfonso Fernández Burgos, Zapata e Inés con su carnet de la CNT, Marisa Mañana, Paloma Vallhonrat que me confesó que le hubiera gustado hacer la cubierta del libro y un largo etc.

Las intervenciones en el escenario…


Chema habló de las cosas que haría Enrique si éste se perdiera en el bosque, una de las cosas que haría sería buscar azucarillos y la lista de alumnos del Taller. Mila dijo que si Enrique fuera el próximo candidato a la presidencia del PP pondría a Espe en un instituto de Vallecas y cambiaría el nombre de Partido Popular por PaPi; Partido Picante o PaPo; Carlitos contó que Enrique era el maestro Jedi que toma a su cargo a aprendices Padawan y habló de su viaje iniciático de novela, novela que aún no ha acabado y que amenaza con terminarla este año, al otro lado del río dentro de una tienda de campaña. Urceloy leyó su “Ëgloga pastoril- espero que no muy silbada- en loor y prez del muy afamado caballero Don Enrique Páez: redentor de paciencias, alivio de incultos y consejos de ciento”. Todo en rima de ez, az, iz y oz.

Luego cantaron Enrique y Javier Sagarna “Yo soy aquel” en pelotas, sin música, ni na´. Fue una encerrona. Falló que en Clamores no hubiera karaoke. Es indescriptible. Mejor escúchalo y disfruta.



Cerró la fiesta Fernanda Cabral con su voz dulce y sus canciones brasileñas acompañada a la guitarra por Pájaro.

La cena...
Cenamos en el italiano, La Gata Florade la calle San Vicente Ferrer. Eramos 60 personas, toda una manifestación por la calle. Cenamos muy rico. Enfrente de la Gata Flora hay una librería "Tres rosas amarillas" que la llevan unos chicos amigos a su vez de gente del Taller, muy majos, que nos invitaron a unas copas de vino y a tarta de chocolate después de la cena, eran las 12h de la noche. Si puedes pasate por la librería, te gustará.

Terminamos cantando en un karaoke, cerca de la Gran Vïa. Isa Cañelles, Inés Arias de Reyna, Amparo Seijo y Mariana Torres cantaron “Resistiré”, Enrique se marcó dos canciones de Jeanette, mientras Magdalena le coreaba desde el sofá.

Inolvidable

17 comentarios:

Una ET en Euskadi dijo...

¡Me katxis! Y una que se la perdió....
si se repite avisame. Que ya aprendí la lección (¡Estuvo todo el mundo! faltabamos solo Pocholo y yo por lo que veo)
Me alegro que todos lo hayan disfrutado (Enrique incluído), debio haber sido cojonuda
Hasta la prox pachanga
¡Snif!

Bea dijo...

Una et en Euskadi: para la próxima. La fiesta, fenomenal, cojonuda. Difícil de superar, al menos en emociones. Besos.

bizarro con interrupciones dijo...

Gracias, Bea, por todo el curro que te has montado. Fue precioso.

El libro ha quedado realmente emocionante, Mila y yo nos lo hemos devorado y todo el rato sugiriendo el uno al otro: "lee lo de fulanito", "lee lo de menganita", recuerdos/relatos/reflexiones a cual más sugerente. A Enrique le debió costar digerir tanta emoción. 15 años 15. Y tantas implicaciones.

Lo que más alucino es que consiguieras mantenerlo todo en secreto ¿Cómo te fue posible?

PD: Mila no está en casa, pero en cuanto llegue le enseño tu entrada (y el vídeo :-)

Bea dijo...

Bizarro con interrupciones: gracias a ti por participar y por lograr que quedara tan bonito. Mantenerlo en secreto fue muy complicado. Muchos días en los que estaba agotada estuve a punto de decírselo, a puntito. Besos para ti y Mila.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Buena crónica. Mereció el esfuerzo, sin duda.

Anónimo dijo...

Bea, fue un placer participar, no podía dejar de hacerlo. Cuando conocí a Enrique tenía 19 años como mucho, el grupito que creamos entonces fue para mí una tabla de salvación. Y no lo digo metafóricamente. Es algo así como si me hubieran criado ellos. Así que por el Enriquito hago lo que sea porque le estaré agradecida eternamente. Fueron lo mejor de aquella época.
Además, ya sabes que la idea me entusiasmó y tú lo has hecho genial. Gracias, Bea, por regalarnos a todos esa superfiesta.
Mila

Ismael dijo...

Hola Beatrix.Mira, estoy con el libro que no jiño, y te voy a decir otra cosita, que jiño no se si va con j o con g. Además, leyéndolo, me estando unas ganas de escribir que te cagas, que ésta si que va con g.Siento que me hubiera gustado participar en el libro con algún texto más explícito hacia lo que significa para mi el Taller y Enrique,como han hecho otros compañeros, pero como estaba que no jiñaba con lo exámenes... pues eso, que así de estreñío me la paso.
Un besito preciosa. Felicidades por todo el curro y por el amor con el que lo has hecho todo.
Ismael.

Sonia Aldama dijo...

Muchas gracias por regalarnos tanta magia, Bea.
Un besazo,
Sonia

Una ET en Euskadi dijo...

¿Porqué se llama con sabor a sugus? Se puede conseguir/comprar en algun lado

Bea dijo...

Mila, cuanta verdad. Se lo merece y mucho. Besotes.

Isma, dale a la escritura que te sale cojonudo, con j, y así descansas de los exámenes que te lo has ganao, con g. Un besote.

Sonia, gracias a ti por hacerlo posible. Un besazo.

Una et en euskadi: el libro fue una edición limitada y aún tengo que entregar algunos libros. En cuanto sepa si sobra alguno te comento. Un beso.

Carmen dijo...

Bea, fue fantástico. Sabía que lo ibas a hacerr bien. Pero no tanto.
A partir de ahora tu serás mi asesora de imagen para eventos.
Besote
Carmen

Bea dijo...

Una et en euskadi: el título de "Con sabor a sugus" es porque en las clases del Taller de escritura siempre había sugus dentro de un cestillo de mimbre. Los devorábamos.

Carmen: jajaja gracias a ti también. Que esto salío así de bien porque todos le pusimos empeño y entusiasmo. Y porque queréis a Enrique, qué narices.

leo dijo...

Qué emocionante debió de ser para él. Y para todos.
Un besote.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Gracias Bea por compartir la fiesta, me puedo imaginar las emociones y se me pone piel de gallina.
Un beso para los dos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Se nota que la fiesta sorpresa fue un éxito. un beso

Aurora dijo...

Hola Bea, cariño.
¡Jopé! que rabia me dio no poder asistir. ¡Me cago en el guardia urbano que se llevó el coche y me dejó sin poder hacer el viaje a Madrid!
Ojalà se le reviente el pie y no pueda asistir a la boda de su única hija y se pille los dedos de la mano derecha (si es diestro) o los de la izquierda (si es zurdo) al cerrar la puerta de cualquier coche de manera que le sea imposible escribir más multas hasta su jubilación. Que le quieten el carnet de conducir por sobrepasar los puntos y que le obliguen a ir a un cursillo de lo que sea para que recupere la cordura.

Descargada está rabia contenida, solo quiero decirte que:
- Gracias guapísima, por hacer feliz a Quique.
- Gracias, por dedicar todo ese tiempo, en silencio, a construir el regalo más bonito que Quique podría imaginar.
- Gracias, por contar con todos nosotros, aunque algunos, por fuerza mayor, no pudimos ir en el último momento.
- Gracias, por estar ahí, entre todos, con él, en nuestros corazones…
- Gracias por enviármelo.
- Gracias, gracias y mil veces gracias.

Me he tragado el libro de un tirón. De hecho, ayer fue la noche de San Juan y a las 6:00 de la madrugada, cuando empezaba a amanecer, los petardo a escasear, las hogueras a mermar sus luces y ya solo se oían las risas de los más jóvenes que aun tenían cuerda para seguir danzando por la playa, retomé el libro que por el festejo tuve que dejar y ¡hala!, sin parar hasta el final. En más de una ocasión, se me hizo un nudo en la garganta y se me humedecieron los ojos. Me pareció tierno, divertido y precioso. Lo tendré en algún lugar destacado de casa de manera que, cualquiera que pase por estos pagos, se sienta tentado a abrirlo.
Yo, por mi parte, simplemente me alegré por Quique y me siento orgullosa de ser su hermana. De saber desde el inicio de su proyecto del taller de escritura y de compartir en muchas ocasiones sus miedos y alegrías.

Para ti, te deseo lo mejor de lo mejor. Tienes todo mi cariño y admiración.
Descansa, hija, descansa, que te lo mereces.

Espero veros pronto, en algún lugar de esta península.
Un beso enorme para los dos.
Os quiero.

La Nena

Joseba M. dijo...

Necesito ese libro...
Pagaría bien. ;-))
Te felicito por todo el buen trabajo que intuyo en ello.
Un abrazote, Bea.